Almas

soqb7p52La Llama Gemela o alma gemela es el amor perfecto, proviene del ovoide original de fuego blanco. Este es un ovoide de luz en el cual fuimos creados en el Gran Sol Central, la más alta concentración de Espíritu puro en el Universo. Dios tomó ese ovoide y saco de él dos esferas de luz.

Cada esfera se ve como el Cuerpo Causal de la Presencia YO SOY. Descendiendo de esas esferas vienen las almas, que son la contraparte de las esferas espirituales. Estas son llamadas almas gemelas por provenir de un ovoide original único. La Presencia electrónica de cada alma es la réplica exacta de la otra. Y cuando descienden a la forma una asume la polaridad positiva o masculina, y la otra la negativa o femenina.

Hace mucho tiempo, todos vivíamos en Eras Doradas con la persona perfecta; la llama gemela, pero comenzamos a crear karma y eso nos hizo descender hacia las octavas inferiores, fuimos separados de nuestra llama gemela, perdimos esa manifestación física de la contraparte en el cielo y empezamos a crear obligaciones con otra gente (karma).

Esta es la razón de que, encarnación tras encarnación, nos casamos con distintas personas. Algunas pueden ser almas compañeras, pero otras son relaciones kármicas, compartimos un amor que logrará un propósito particular y también un equilibrio de karma. Sin embargo, la Ley del Karma exige que regresemos y cumplamos primero con nuestras responsabilidades. Este proceso puede separarnos de nuestra llama gemela durante muchas vidas.

La meta es equilibrar ese karma, purificarlo, lograr reunirse con Dios, con la llama gemela y ascender a la Fuente de donde vinimos.

El Alma Compañera es diferente. Es aquella con la que podemos haber trabajado por muchos siglos en la misma misión o la misma iniciación de chakras o el mismo tipo de karma, simultáneamente -algún sendero paralelo de desarrollo del alma. Y aún cuando pudiera haber una gran atracción y lazos entre almas compañeras, fundamentalmente, podríamos definir esta relación más como de hermano-hermana. Aunque las almas compañeras realizan muy buenos matrimonios y gran unión de corazones, existe la sensación de que “somos compañeros, somos peregrinos en el sendero juntos y de que estamos haciendo lo que se debe hacer juntos”. Una llama compañera, es como el eco de uno mismo, trabajando en la materia la misma prueba para cumplir un patrón para Dios.

Solo tenemos una llama gemela, pero tenemos muchos hermanos y hermanas en varios lugares con quienes estamos trabajando.

En la Era de Acuario es el tiempo más propicio para encontrar nuestra llama gemela porque es el deseo de la Gran Hermandad Blanca patrocinar almas en el sendero de la liberación, para que podamos reunirnos con nuestra contraparte, para una gran realización de verdadera libertad, y ser lo que somos, en Dios, en nuestros cuerpos causales.

El final de la Era de Piscis es el tiempo de equilibrar mucho karma, y por eso la idea de las relaciones de mucha gente ha cambiado radicalmente en décadas recientes, porque la gente tiene necesidad de interactuar, saldar viejas cuentas y procurar encontrar la expansión complementaria más alta de ser, en respuesta a la senda espiritual.

El primer paso para encontrar nuestra llama gemela es buscar primero la unión con nuestra Presencia YO SOY y Santo Ser Crístico, que es la polaridad interna, la más grande, la más profunda unión que podemos experimentar, es la meta del sendero.

Cuando logramos la unión con nuestra Realidad Divina, también estamos llegando a la unión más cercana con el núcleo de fuego blanco del ser, a través del cual encontramos al único que estuvo con nosotros en el principio. Y la profundidad de la unidad de las llamas gemelas, está en la misma profundidad del Ser de Dios.

Encontrar a nuestra llama gemela no significa que todo va a ser maravilloso, podemos desalinearnos de ella a través de nuestros conflictos kármicos, patrones personales y astrológicos.

No es un método seguro determinar si una persona es nuestra llama gemela solo por sus buenas ó malas acciones, porque el conocimiento de la llama gemela es muy profundo. Y casi es mejor cerrar los ojos, detener el uso de los sentidos y seguir la voz del corazón. Algunas veces el examen y análisis externo puede ser mala guía.

 

Para acelerar nuestra unión con la llama gemela podríamos resolver nuestras carencias y falta de integridad, dar oraciones y decretos para magnetizarla desde nuestro corazón.

◄ Enseñanzas