Rayo Blanco

Pureza y Astrea son los Elohim del cuarto rayo (rayo blanco) de la Pureza, de la Perfección, de la Esperanza, y de la Integridad. Es la Llama de la Madre y la Llama de la Ascensión, el deseo de conocer y de ser Dios mediante la pureza de cuerpo, mente y alma por la conciencia de la Madre Divina que abarca las leyes naturales que gobiernan toda manifestación en el plano terrenal.

La pureza sostiene el modelo divino de la perfección del Cristo para todo lo que está en manifestación, enfocando el fuego blanco que está en el corazón de cada sol y átomo: la pura luz blanca de la que emanan los siete rayos, o aspectos de la Conciencia Crística. El azul se considera el aspecto femenino del blanco porque el fuego blanco de la pureza, al acumularse, se convierte en azul en el plano de la materia. Astrea, el complemento femenino de Pureza, trabaja veinticuatro horas al día sosteniendo el círculo y la espada cósmicos de Llama Azul para liberar a los niños de la Madre de todo que se opone al cumplimiento del plan divino mantenido en el corazón de Pureza. Astrea personifica el concepto hindú de Kali, “la matadora de demonios”.

Podemos usar en nuestra vida el círculo y la espada de la Llama Azul, tal como Jesúcristo hizo al exorcizar al muchacho poseído por un demonio, aquél que cayó a tierra espumando por la boca, a quien los discípulos no podían curar. Astrea ha explicado lo siguiente: “Los discípulos habían procurado, repetidas veces, expulsar al demonio fuera de ese muchacho, y os digo que se esforzaron al máximo. Pero les faltó la fe y el conocimiento de nuestra octava de la luz. Si alguno de esos discípulos hubiera invocado mi círculo y espada cósmicos de llama azul alrededor de ese muchacho, habrían visto a ese demonio irse de inmediato sin permanecer ni un instante. Éste fue el poder de la luz que Jesús mismo invocó, esa energía de la Llama azul, y realizó inmediatamente el propósito que Dios deseó que cumpliera”.

El círculo de fuego azul del corazón de Astrea es un fuego deslumbrante azul y blanco que oscila como dos anillos concéntricos de fuego (el azul de Astrea, y el blanco de Pureza) intercambiando sus frecuencias a tal velocidad que parecen la acción de un relámpago azul y blanco centelleando alrededor del alma, planeta, sistemas solares, galaxias, o dondequiera que haya la necesidad de un refuerzo de la Voluntad de Dios en el divino patrón original sosteniendo en el núcleo de fuego blanco del ser.

Siempre y dondequiera que haya discordia en cualquier forma, en cualquiera de sus aspectos, debemos llamar en el nombre del Cristo al Elohim Astrea: “coloca tu círculo y espada cósmicos de Llama azul alrededor de la causa y del núcleo de esa condición”. Y veremos entonces ese círculo del fuego sagrado cerrándose alrededor del individuo en la cintura, alrededor de grupos enteros de individuos, alrededor de edificios, alrededor de ciudades enteras, de estados, naciones, e incluso alrededor de la Tierra por el ecuador. Véamoslo en el ojo de su mente como un anillo de color zafiro brillante y fuego de resplandor diamantino, y cómo sus llamas cortan regular, casi geométricamente, como una sierra circular, las capas y capas de discordia y de densidad. Entonces visualicemos la espada de la llama azul como un pilar de fuego azul perpendicular al círculo de llama azul, rompiendo las matrices de la oscuridad, rompiendo los campos de energía de enfermedad, decaimiento, y muerte. Y sobre todo, veamos al Elohim ante cada individuo por quién estemos rezando, sosteniendo la espada de llama azul a dos pulgadas de la espina dorsal y paralela a ella.

Esta es la acción mediante la cual el Elohim desmagnetiza el ser y conciencia del individuo de toda manifestación que se oponga a Dios, al Cristo, y al Espíritu, de todas las estrategias siniestras de los caídos, y de las energías serpentinas de la mente carnal. Siempre que invoquemos el círculo y la espada de llama azul del corazón de Pureza y Astrea, podemos tener la certeza absoluta de que se produce una acción del moméntum cósmico.

RETIRO ESPIRITUAL

El retiro de Pureza y Astrea está situado en el plano etérico sobre el golfo del Arcángel, el brazo sur-oriental del mar Blanco, en Rusia. El retiro enfoca las energías del chakra de la base del planeta. El foco etérico interpenetra el plano físico en la zona circundante.

Se entra al retiro a través de una pirámide blanca grande que está sobre tierra. Hay tres torres que se elevan por sobre esta pirámide; la del centro, que se extiende a partir de la cumbre de la pirámide, es una pluma amarilla y las torres más pequeñas en los otros lados son rosa y azul. Al entrar en la habitación de forma triangular en el otro extremo están grandes fuentes de la llama de la pureza contra el fondo de las paredes color azul de medianoche. En el centro de la sala está la escalera principal que desciende a un complejo muy grande que contiene una serie de aulas, habitaciones de la llama, y un vestíbulo central.

Inmediatamente después de descender las escaleras, vemos otra fuente auto-sustentada de la pureza cósmica. Su radiación es tan brillante que sentimos estar en presencia del sol mismo. Pasando alrededor de la fuente, descendemos por otra serie de escaleras hacia el Salón de Elohim. En el extremo, sobre una serie de plataformas circulares ascendentes, está el trono de Pureza y de Astrea. El techo abovedado es de un color entre azul medianoche y violeta intenso, mientras que el suelo bajo nuestros pies es de piedra blanca como nieve. Hay cuatro pilares que forman un cuadrado dentro del templo, y dos pilares más en las escaleras por las que acabamos de descender.

Hay mesas y bancos de piedra del mismo material blanco, situados formando un diseño geométrico por todo el pasillo. Muchas partes del templo están construidas de piedra blanca, teñida con los colores de los siete rayos para enfocar la pureza del fuego blanco y de la conciencia Crística que se expresa en cada uno de los siete rayos.

Hay seis series de escaleras, tres de cada lado de este gran salón circular, que conducen a otras habitaciones de la llama y aulas de clase, una de las cuales emite una radiación color azul zafiro intenso. Descendiendo hacia esta sala, permanecemos a la entrada y observamos la magnífica llama de la pureza en poderosa concentración. A la izquierda, flotando en el aire, está el foco giratorio del círculo de llama azul de Astrea, con la espada de llama azul, el pilar de fuego, en el centro. La velocidad de la llama que forma el círculo es tan intensa que parece como si no se estuviera moviendo en absoluto; pero observamos por las chispas de fuego azul que salen lanzadas por la acción centrípeta y centrífuga del fuego giratorio que se está moviendo, de hecho, a gran velocidad y con el suficiente poder concentrado de la Voluntad de Dios como para perforar la más densa de las energías humanas mal cualificadas.

Si teníamos necesidad de convencernos de que el fuego de Dios inherente en el mismo corazón de la tierra fuera capaz de dar la salvación a la humanidad, tenemos prueba abundante aquí de que Dios en nosotros es capaz de resolver toda crisis en nuestra existencia.

Los Elohim han designado a los jerarcas a cargo de su retiro, Maestros que sirven en los rayos azul y blanco. Sus legiones de ángeles del fuego blanco y relámpago azul también cuidan del retiro y atienden las llamas.

 

Antes de irnos a dormir podemos pedir a los ángeles que acompañen a nuestra alma por la noche al retiro etérico de Pureza y Astrea para recibir instrucción sobre Pureza, Esperanza e Integridad.

◄ Enseñanzas